El paisaje inmenso y solitario nos da la bienvenida al fin del mundo: no porque aquí se acabe el mundo, sino porque ese mundo conocido y familiar es el que termina. Aquí comienza la aventura.

Más sobre el destino

Disfrutar en los confines del hemisferio sur viviendo una experiencia que conjugue el relax con el lujo autóctono. Ser partícipes del paisaje en la estepa patagónica, caracterizada por ser infinita y remota, pero sin abandonar el confort del hotel.

Tiempo recomendado

Mínimo: 4 noches
Época ideal: de octubre a marzo

Actividades / Experiencias


Entre la estepa y la cordillera, caminando o a caballo, experimentaremos la vida en una típica estancia patagónica. En el galpón de esquila aprenderemos el proceso completo de la producción de lana de oveja y terminaremos con la vivencia de la esencia patagónica: un asado de cordero a la llama.


Con los crampones y cascos puestos, caminaremos sobre el impactante glaciar Perito Moreno. Un paraíso natural de hielo lleno de grietas y lagunas color turquesa que serán el escenario perfecto para esta experiencia única que debes vivir al menos una vez en la vida.


Cuando el plan incluye navegar por el lago Argentino para avistar el gigante de hielo, nada puede salir mal. En el recorrido avistaremos además los glaciares Upsala (uno de los más grandes) y Spegazzini (el más alto), mientras se navega entre témpanos y espectaculares icebergs.


Envueltos en el aroma de los bosques de lengas y coihues, caminaremos por los senderos del parque nacional Tierra del Fuego. En el silencio solo escucharemos el sonido de nuestros pasos sobre las raíces de alguna planta de calafate. Muy cerca, el canal de Beagle. Un poco más allá, los majestuosos lagos Fagnano y Escondido.


Más de 10.000 pingüinos magallánicos tienen como hogar la isla Martillo. Allí no solo es posible avistarlos, observarlos comunicarse en su propio lenguaje y verlos dar sus cortos pasitos, sino que además podremos caminar entre ellos.

Abrir chat
1
L'aurel Viajamos contigo
Hola !
¿en que podemos ayudarte ?